Las circunstancias externas no están en tu mano, pero los resultados sí.

Las circunstancias externas no están en tu mano, pero los resultados sí.

Qué bueno sería tener el poder de cambiar las circunstancias externas a nuestro antojo cada vez que quisiéramos. ¿No?

Pero, aun si eso fuera posible, cada persona estaría tratando de cambiar una circunstancia que afectaría a los demás, quienes a su vez, también querrían modificar, y así, al estar todos queriendo influir en una misma situación, finalmente no quedaría nunca a gusto de nadie.

Lo cierto es que no podemos controlar o modificar las circunstancias externas, pero sí estamos en poder de controlar y dirigir nuestras respuestas a esas circunstancias externas.

La manera en la que interpretamos lo que sucede, el significado que le damos, el grado de importancia que le otorgamos y el poder que puede tener sobre nosotros está en nuestras manos.

No son las circunstancias externas las que condicionan tus resultados sino las decisiones y sobre todo las acciones que tomas frente a esas circunstancias.

Puedes pensar que la economía está muy difícil, que el país no tiene oportunidades, que tu vida ha sido demasiado dura, que tu familia no te apoya, que no tienes recursos y un sinfín de motivos más que crees que te limitan.

Sin embargo hay otras personas que viven en tu mismo país, en la misma economía, que también han tenido una vida difícil, en ocasiones peor que la tuya y que, no obstante, obtienen buenos resultados. Eso refuta la hipótesis de que son las circunstancias las que te están estancando.

Lo que condiciona tus resultados son tus decisiones. Y no me refiero solo a las grandes decisiones sino a todas, incluidas las más pequeñas, como la hora a la que te levantas, si lees o no lees, que es lo que miras en televisión, que comes, que hablas, de que te quejas, en que gastas tu dinero y todos tus hábitos diarios.

Puedes modificar por completo tu vida modificando cada pequeña decisión que tomas a diario. Estas decisiones estarán condicionadas por cómo te sientes al momento de decidir, y esas emociones estarán determinadas por lo que estás pensando en ese momento. A su vez, lo que piensas estará determinado por tu sistema de creencias acerca de cómo funciona el mundo y acerca de ti mismo.

Entonces, comienza a revisar cuáles son tus creencias. Observa lo que afirmas sobre cada cosa que explicas acerca de por qué no logras lo que quieres, ya que cada una de esas afirmaciones es una creencia. Una vez que las identificas comienza a cuestionarlas y modificarlas. Presta atención a lo que piensas, a lo que te dices a ti mismo y cambia esos pensamientos por otros más constructivos y que te empoderen. Encuentra otro significado para las circunstancias que te rodean y cambia tu reacción sobre ellas.

Comienza a tomar decisiones y acciones para responder de forma diferente, haz las cosas pequeñas de cada día de manera que te acerque a tus objetivos.

Hace un tiempo, reflexionando sobre esto y sintiendo, como sentimos todos en algún momento, el peso de las circunstancias externas, me nació un pensamiento poderoso del fondo de mi corazón que hoy comparto contigo para que te impulse a ti también;

“No puedo evitar las circunstancias externas, pero las circunstancias externas tampoco podrán evitar que yo haga lo que decida hacer”.

Con todo mi cariño, te deseo mucho éxito.

María Raquel Denis.

Coach y Mentora

Éxito Comunicación

Únete a la comunidad!

Facebook: https://www.facebook.com/exitocomunicacion/

Instagram: https://www.instagram.com/exitocomunicacion/

Twitter: https://twitter.com/tuexitocom

Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCtCrR8JXOc0n-K3qgrinV-w

Linkedin: https://www.linkedin.com/company/exito-comunicacion/

No Comments

Leave a Reply

Comunícate con Nosotros

Estamos en:

Málaga, España.

Teléfono

(0034) 695 627 970

Horario:

Lunes a Viernes de  10am - 20pm
Sábados 10am - 14pm






[recaptcha]

Al rellenar y enviar éste formulario aceptas nuestra Política de privacidad y protección de datos